Los resultados del referéndum sobre el Acuerdo entre Izquierda Unida y Podemos ponen de relieve un creciente rechazo a esta política concreta de confluencia establecida por la Dirección de IU  

Comparte

Los resultados del referéndum sobre el Acuerdo entre Izquierda Unida y Podemos ponen de relieve un creciente rechazo a esta política concreta de confluencia establecida por la Dirección de IU

Izquierda Unida y Podemos para las elecciones generales y europeas, desde el colectivo +izquierda’ integrante de ‘IU Si, con más fuerza’, os hacemos llegar nuestra posición: Agradecemos la implicación en este proceso de todas las personas afiliadas y simpatizantes, aunque como venimos manifestando y constatando, el método elegido al carecer del necesario debate en las asambleas no favorece la participación. El modelo debe ser  la democracia participativa y no la mera democracia representativa y, menos aún, la que simplemente ratifica. El análisis de los datos pone de relieve que solo han acudido a votar el 27,4 % del censo electoral, que son unos resultados de participación perores que los que se produjeron en las votaciones del Acuerdo para las elecciones generales de 2016. También se produce un descenso significativo de los apoyos al actual acuerdo (61%), mientras que el 37,4 % de los votantes han dicho NO al mismo, lo que pone de relieve un creciente rechazo a esta política concreta de confluencia establecida por la Dirección de IU.  Es evidente que son múltiples las causas de tal rechazo, por eso no se puede caer en la tentación de reducir el análisis a situaciones emocionales en la relación con Podemos. Es una pobre valoración que no tiene en cuenta que la afiliación de IU tiene la suficiente experiencia para no dejarse llevar por razones de mayor o menor empatía, en base a lo que está sucediendo en las negociaciones de cara al proceso electoral del 26 de mayo (europeas, autonómicas y municipales). El rechazo obedece a razones políticas, entre ellas: La aplicación del Acuerdo de 2016 ha limitado la visibilidad política de IU cuya consecuencia ha sido una menor capacidad de maniobra para adoptar posiciones alternativas claramente diferenciadas de Podemos.

El preacuerdo que se ha sometido a votación carece de elementos programáticos, lo que genera la inquietud y desconfianza sobre el hecho de que nuestras propuestas (como ha venido sucediendo) se abran paso dentro de un grupo parlamentario donde IU será claramente minoritario.Una parte importante de la afiliación ha leído el preacuerdo como una subordinación de IU a Podemos y como una tabla de salvación de esa organización, muy alejado de un acuerdo equitativo entre aliados.

Desde +izquierda’ seguiremos  defendiendo firmemente la necesidad de alcanzar acuerdos de unidad con otros actores políticos y sociales que hagan avanzar en las mejoras materiales de las y los trabajadores y otros sectores populares, así como la reconstrucción de la izquierda de cara al futuro.‘Acuerdos, sí; pero no así’. Seguiremos con nuestro compromiso de lealtad en la campaña, pero es inexcusable la asunción de responsabilidades ante el fracaso de la política acordada en la XI Asamblea de IU. Del mismo modo, ya es una necesidad que se vaya trabajando en la convocatoria de una Asamblea Extraordinaria una vez terminado el proceso electoral, como ya propusimos en su día.

logo+izquierda2

Esta entrada fue publicada en Comunicados, Indice. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *