Por una izquierda con futuro: hacer que lo necesario sea posible

Las recetas neoliberales que se han implementado para superar la crisis del 2008 han supuesto una importante pérdida de derechos, han generado un grave sufrimiento social y también han agitado conciencias, han generado exigencias de cambio y han alterado el panorama electoral. Sin embargo, en ningún caso la izquierda ha sido capaz de superar nítidamente la lógica neoliberal.
No lo han conseguido los partidos tradicionales y tampoco lo han conseguido los nuevos partidos (Podemos, la Francia Insumisa, Syriza, el Movimiento 5 Estrellas y otros de menor entidad) que surgieron al socaire de esta coyuntura tomando como bandera superar la vieja política y darle una salida popular a la crisis. Es más: en algunos casos, como Italia o Grecia, estos partidos han acabado ejecutando políticas radicalmente distintas a las inicialmente prometidas.
La terrible realidad es que no sólo nos hallamos ante un ciclo conservador tradicional sino que la alternativa más probable a las políticas conservadoras es su agudización mediante la contaminación con políticas de la extrema derecha, como se ha puesto de manifiesto en los últimos procesos electorales en Europa y América. Lamentablemente, la agitación, la frustración y el miedo han derivado más fácilmente hacia las propuestas corporativas, autoritarias y xenófobas de la extrema derecha que hacia las propuestas solidarias y progresistas de la izquierda
Es urgente, por tanto, que la izquierda y las fuerzas progresistas inviertan esta deriva abandonando sus inercias, su confusión y su ambigüedad. La confianza mágica en que el tiempo acabará por darnos la razón, los discursos autocomplacientes, las promesas simplistas y demagógicas y las miserias oportunistas son lastres que es imprescindible eliminar.
En el año 2015, cuando se constituyó el gobierno portugués, la izquierda española apenas prestó atención a este hecho porque estaba demasiado ocupada en conseguir (o evitar, según el caso) el famoso “sorpasso” y porque algunos estaban demasiado distraídos con la supuesta, próxima e inevitable ruptura del “régimen del 78” y con remediar el “fiasco” de la transición.
Cuando, en diciembre del 2015, las elecciones generales se tradujeron en una ligera mayoría de la izquierda, se optó por arrojar al sumidero de la historia este “insignificante” botín y se forzó la convocatoria de una nuevas elecciones en las que la izquierda perdió terreno y la derecha recuperó su hegemonía. En efecto, los resultados del 26 J pusieron de manifiesto la profunda división de la socialdemocracia y la evidencia de que los procesos cupulares de confluencia pre-electoral no siempre suman, sino que, en ocasiones, restan electoralmente y dividen políticamente.
Tres años después, Portugal es un país con un Gobierno sostenido por diversos partidos de izquierda, que no ha hecho la revolución pero que lleva a cabo una política progresista y realista, que mantiene a raya a la derecha y donde la extrema derecha no es una amenaza significativa.
En España, por su parte, la exitosa moción de censura al gobierno de Rajoy ha puesto en marcha una experiencia progresista propiciada por el impacto de la sentencia de la Gurtel y la corrupción generalizada del PP. La mera existencia de una alternativa de gobierno tangible ha tenido un efecto positivo en la opinión pública y parecería lógico pensar que, por parte de las fuerzas progresistas, habría una voluntad firme de engancharse a este tren para propiciar un cambio real en el país.
Sin embargo, la realidad es que, seis meses después de la investidura de Sánchez, una parte de los apoyos parlamentarios ha roto con el Gobierno y su socio mayoritario ya lo da por liquidado.
No hace falta perder demasiado tiempo en explicar lo que va a suceder en este país si el balance del actual Gobierno queda asociado a conceptos como “inviabilidad”, “inutilidad” o “fracaso”. La espectacular deriva del PP y Ciudadanos hacia discursos y propuestas propias de la extrema derecha en casi todos los ámbitos, así como la irrupción institucional de Vox, auguran una auténtica lluvia de azufre en temas laborales, de derechos y libertades, privatizaciones, respeto a la pluralidad territorial, gestión del problema catalán, inmigración y un larguísimo etcétera.
Los resultados de las elecciones andaluzas, sin ser necesariamente extrapolables al resto del Estado, indican bien claramente que no estamos hablando de hipótesis poco creíbles o interesadas sino de posibilidades muy reales e inmediatas.
Esta reflexión elemental no parece que vaya a ser capaz de sobreponerse a los intereses partidistas de algunos actores pero, para quienes firmamos este escrito, es fundamental que, tras las próximas elecciones generales, pueda constituirse otro Gobierno que avance por la izquierda.
Que se aprueben unos nuevos presupuestos ayudaría sin duda a este propósito pero no nos engañemos: lo esencial es que, en los próximos meses, se aprueben las medidas relativas a salario mínimo, pensiones, protección medioambiental, memoria histórica, código penal, etc que ya están sobre la mesa.
Que cualquier fuerza progresista, pueda oponerse a ello o, sencillamente, entorpecer este propósito constituiría un error imperdonable.
Si, parafraseando a Boaventura de Sousa Santos, aspiramos a “una izquierda con futuro”, tenemos que centrarnos en los problemas reales de la gente y lograr que lo necesario sea posible con imaginación, iniciativa, mucha organización y prácticas políticas coherentes con ese objetivo.
De la misma manera, debemos huir del círculo vicioso de crispación, volatilidad, confusión y sobresalto permanente que caracteriza la política española. Este juego beneficia a la derecha y sofoca el discurso y las propuestas de la izquierda.
Los firmantes de este manifiesto apostamos por el federalismo español republicano entendido como el federalismo de la libertad, los derechos, la participación y la responsabilidad, tanto frente al independentismo como frente al rebufo patriotero.
De igual modo, frente al neoliberalismo y la crisis de legitimidad de la UE, que lleva a partidos de la izquierda a cuestionarla y refugiarse en la renacionalización, defendemos el avance social y federal de Europa.
El futuro de la izquierda pasa más por explicar, por convencer al no convencido y por defender con firmeza nuestros valores y nuestros objetivos estratégicos. Pasa por defender sin ambages ni excepciones los valores democráticos; pasa por explicar honestamente la verdad y renunciar a la demagogia; pasa por poner las personas por encima de las fronteras; pasa por buscar la sintonía con la sociedad organizada que comparte nuestros valores; pasa por apoyar sin fisuras un movimiento sindical que es la primera víctima de este ciclo conservador; pasa, en fin, por reconocernos a nosotros mismos en nuestra pluralidad, ejerciendo la crítica y la autocrítica pero sin poner jamás los intereses partidistas por encima de las posibilidades de colaboración.
Por otra parte, la deseable aspiración a la unidad de acción de la izquierda política y social española debe ser real y basarse en el respeto a la pluralidad y no en pretensiones de hegemonía excluyente, en el reproche mutuo, en estatutos de limpieza de sangre o en estériles tacticismos cortoplacistas.

Firman este Manifiesto, por orden alfabético:

Javier Adalid

Teresa Aranguren

Mariano Asenjo

Juana Caballero

Ignacio García

José Antonio García Rubio

Jaime Gareth Florez

Eberhard Grosske

Francisco Guarido

Cayo Lara

Gaspar Llamazares

Paloma López

Gloria Marcos

Daniel Martínez

Montserrat Muñoz

Alberto Novoa

Tasio Oliver

José Luís Pérez Tapias

Antonio Polo

Arantxa Rodríguez

Antonio Roldán

Isabel Rosales

Ricardo Sixto

Diego Valderas

Susana Vila

Carmen Villares

Miguel Ángel Viñas

Nota: El documento está abierto a nuevos firmantes, puedes hacerlo en este enlacehttps://porunaizquierdaconfuturo.home.blog/

NUEVOS FIRMANTES:

  NOMBRE APELLIDOS ORGANIZACIÓN CONDICIÓN COMUNIDAD
28 Txema Acelga PCE e IU CCOO Militante y sindicado Madrid
29 Cuqui Cabo     Madrid
30 José M. Calado Fernández     Andalucía
31 Juan Félix Camacho IU Miembro de la Coordinadora Andaluza IU Andalucía
32 Emilio Criado     Madrid
33 Victoria Delicado Useros     Andalucía
34 Teresa Esteban IU Militante Madrid
35 Manuel Fajardo Gutiérrez PCE e IU Militante Andalucía
36 José Manuel Fernández     Madrid
37 Manuel Fuentes PCE e IU Concejal y dirección IU-Seseña Castilla la Mancha
38 Caridad García   Ex diputada Madrid
39 Itoiz García-Antón IU Militante País Vasco
40 Encarna García Hernández     Asturias
41 Juan Antonio Gilabert Sánchez     Andalucía
42 Pilar Gómez Casero     Andalucía
43 Antorio Herrera CCOO Ex-secretario general provincial CCOO Málaga. Ex-militante de IU y PCE Andalucía
44 Joaquín Iborra Ortega     Madrid
45 Francisco Jiménez Trillo IU Simpatizante Madrid
46 Manuel Martín Santillana PCE e IU Concejal de IU en Osuna (Sevilla) Andalucía
47 Pascual Martínez EUPV Miembro Coordinadora Federal País Valenciano
48 José Navas PCE e IU Militante. Pres. ONG Por un sistema Alternativo Andalucía
49 Rosa Palomar Bellido     Andalucía
50 Ginés Jesús Parra Córdoba IU Militante. Miembro Coordinadora Andaluza Andalucía
51 Eduardo Pérez Fernández IU Concejal de IU en Ogíjares (Granada) Andalucía
52 Miguel Ramírez PCE e IU Portavoz Grupo Municipal IU Manzanares Castilla la Mancha
53 Felipe Ramos IU-C Concejal de IUC Canarias
54 Juanma Reina Gil IU Simpatizante Andalucía
55 Paco Reyes PCE e IU Militante Andalucía

 

 

Publicado en Comunicados | 1 comentario

Colectivo +izquierda ante el resultado en Andalucía

logo+izquierdamanifiesto

El Colectivo ‘+izquierda’ propone en IU un debate profundo de toda la organización que culmine en una Asamblea Federal Extraordinaria

El Colectivo ‘+izquierda’ (recientemente constituido alrededor de la candidatura ‘IU sí; con más fuerza’) ha valorado los resultados de las elecciones andaluzas como el acontecimiento político más grave que ha ocurrido en España en muchos años.
De entrada una conclusión: no habrá salida para el conjunto de la izquierda sin un análisis alejado de frivolidades, quimeras y de la culpabilización de otros. Hoy más que nunca las circunstancias nos exigen sinceridad y rigor. Cualquier otra propuesta que se aleje de la realidad está condenada al fracaso y ahondará en la gravedad de una crisis política que ya se adentra en nuestras instituciones.
Por ello, en la reunión de la Comisión Colegiada de Izquierda Unida, que ha tenido lugar hoy, (día 3 de diciembre) para valorar las elecciones en Andalucía, hemos propuesto iniciar un debate en toda la organización que culmine, en el momento político más adecuado y consensuado con la Dirección, en una Asamblea Federal Extraordinaria.
La razones son evidentes: los acuerdos de la XI Asamblea de IU están superados por acontecimientos posteriores que no pudieron ser discutidos en ese momento y que es preciso debatir, y el modelo de confluencia puesto en marcha no ha sido aceptado por el electorado (como muestra la pérdida de 1 millón de votos en las pasadas elecciones generales y de 285.000 en las últimas andaluzas).
Coincidimos con quienes piensan que en la etapa política que se abre es precisa la mayor confluencia con el movimiento obrero organizado, el movimiento feminista, el ecologismo y con quienes luchan por la profundización de las libertades democráticas para combatir las políticas neoliberales y reaccionarias de la derecha y la extrema derecha, que abren el camino a nuevos modos de fascismo.
Por ello, precisamente, es imperativo adaptar democráticamente nuestra estrategia a las nuevas realidades políticas y sociales y a la tarea antes mencionada.

Publicado en Comunicados | Deja un comentario

POR COHERENCIA – Paloma López Bermejo

Carta abierta a la militancia de IU

fotonoticia_20160427114607_800

El 26 de mayo se celebrarán las siguientes elecciones al Parlamento Europeo. Como eurodiputada y militante de Izquierda Unida he tomado la decisión de no presentarme de nuevo y quiero trasladar a todos los compañeros y compañeras de IU las razones que me han llevado a tomar esta determinación. Todas ellas se resumen en una sola palabra: coherencia. Así es, por coherencia es por lo que no me presento como candidata por Izquierda Unida a las próximas elecciones europeas.

Por coherencia:

Con lo que he defendido desde hace dos años cuando me presenté, junto con un grupo de compañeras y compañeros, con un proyecto alternativo al encabezado por Alberto Garzón, aun a sabiendas de que era una batalla a contracorriente.

Con el proyecto en el que creo, el de una izquierda transformadora que solo representa IU. Sin vaivenes ni ambigüedades oportunistas.

Con quienes nos apoyaron en la XI Asamblea, cuando en nuestro documento alternativo dijimos que creemos en las confluencias, pero no en cómo se están llevando a cabo, subordinando IU a la agenda de otras fuerzas políticas. Porque estamos perdiendo nuestra identidad en términos de propuesta política, y no por una cuestión de logos y siglas, tal y como se nos ha querido ridiculizar durante todo este tiempo.

No me voy a presentar por coherencia con lo que pienso: soy de izquierdas, de esa izquierda que sigue pensando que existen las clases, y que el eje capital-trabajo sigue siendo el eje de la lucha y la transformación, incluso en un nuevo paradigma ambiental y de vida. Estoy firmemente convencida de que la clase trabajadora necesita un partido político que defienda sus intereses en las instituciones.

A pesar de haber experimentado las formas sectarias en la política y, lamentablemente, las de algunos compañeros a la hora de desarrollar mi trabajo, estos años en el Parlamento Europeo he aprendido y crecido tanto política como personalmente, junto a un equipo de grandes colaboradores y camaradas: Miguel, María, Pedro, Mariano, Mireia, Ramón.

Como eurodiputada, he tratado de responder a las demandas que se nos han hecho llegar: de nuestra militancia, de los sindicatos, de asociaciones y movimientos sociales con los que he podido compartir mi labor.

No he querido volver a presentarme a pesar de que la dirección de IU me trasladara esa posibilidad. Porque no me mueve ocupar un sillón si no es para defender el proyecto en el que creo, desde la pluralidad que siempre he defendido, entendida como un valor añadido. Somos pocos, muy pocos, para enfrentarnos al sistema depredador que se nos impone.

Las personas pasamos por las organizaciones, pero las organizaciones están por encima de las personas. La dirección ha conocido siempre mis discrepancias y les he comunicado mi disposición a dejar el acta del Parlamento Europeo, si así se me requiere.

Y, por último, quiero reafirmaros mi compromiso de que esté donde esté, seguiré trabajando para preservar el proyecto original de IU frente a una dirección que se ha alejado del mismo.

Paloma López Bermejo

Eurodiputada por Izquierda Unida – Izquierda Plural

Publicado en Comunicados, IU Parlamento Europeo | Deja un comentario

Valoración del Colectivo ‘+Izquierda’ sobre la candidatura de IU a las elecciones Europeas.

logo+izquierdamanifiestoEl Colectivo ‘+izquierda’ (recientemente constituido alrededor de la candidatura ‘IU sí; con más fuerza’) ha rechazado formar parte de la candidatura propuesta por la dirección de IU para las Elecciones Europeas, así como también ha descartado presentar una candidatura alternativa para participar en la convocatoria de primarias a las mismas.

Esta decisión obedece al principio de seguir manteniendo la coherencia con las posiciones que hemos defendido hasta el momento. No estamos de acuerdo en confeccionar una candidatura antes de conocer los elementos esenciales del acuerdo de confluencia con otras fuerzas políticas.

No existe todavía un programa electoral conjunto para las elecciones, por tanto no sabemos si se garantiza la visibilidad de nuestra propuesta política, diferente a la de otros miembros de la confluencia y cual va a ser el grado de autonomía para llevar a cabo nuestro programa.

No se ha debatido que grado de compromiso existe para formar o no, parte de una misma delegación y/o grupo parlamentario.

No compartimos, como ya expresamos en su momento, que no se tenga en cuenta el respaldo democrático que cada fuerza tuvo en las anteriores elecciones, sacrificando la presencia de candidatos de IU en las candidaturas conjuntas a las elecciones europeas.

Tampoco se garantiza un sistema de elección democrático. No estamos de acuerdo con las primarias en “listas plancha”.

Consideramos que sin los elementos expuestos y su debate posterior en las asambleas no existen garantías que impidan que la presencia y la propuesta de IU quede subordinada a la agenda de otras fuerzas políticas, como ha ocurrido en anteriores procesos electorales.

Publicado en Comunicados, IU Parlamento Europeo | Deja un comentario

MANIFIESTO ‘+izquierda’

POR LA IZQUIERDA NECESARIA EN EL SIGLO XXI:

Manifiesto Declaración

logo+izquierdamanifiesto

La XI Asamblea federal de IU estableció la hoja de ruta de la organización en un contexto de incertidumbre y expectación política y en una situación difícil, basándose en dos argumentos esenciales:

  • La constatación del fin del bipartidismo y la argumentación de la llamada crisis del régimen constitucional del 78

  • Una estrategia política y electoral basada en la confluencia con otras fuerzas, en especial con Podemos, cuya finalidad estratégica era organizar un nuevo sujeto político, lo que conllevaba la superación de IU como organización política.

En aquella Asamblea, quienes planteamos una alternativa a este análisis político, lo hicimos desde el convencimiento de la insuficiencia y abstracción de los planteamientos oficiales.

Los vacíos del análisis y los cambios acaecidos en el contexto social y político, junto a nuestra resistencia y la de otros sectores, permiten afirmar sin exageración que la realidad ha derrotado la práctica política que ha aplicado de hecho el núcleo de dirección surgido de la XI Asamblea. La actual política de IU no es acorde con el momento político actual, muy distinto al del comienzo de 2016. Con ello, la política de IU se ha hecho vieja.

Así, los hechos ocurridos en estos casi dos años sólo han sido -en el mejor de los casos-superficialmente analizados porque el equipo de dirección ha temido que el análisis concreto de la realidad concreta cuestionara los planteamientos asamblearios. Esto ha implicado que se hayan ido adoptando actuaciones que han significado prácticas dispares y, a veces, contradictorias.

A ello ha contribuido además el empeño por quebrar las herramientas metodológicas con las que históricamente se han dotado las organizaciones de la izquierda transformadora para decidir sus posiciones políticas. Esto, esto entre otras cuestiones, ha significado un empobrecimiento de discurso y propuesta. Pero para los firmantes de este documento, aún no está todo perdido: es posible rectificar.

Queremos hacerlo realizando un análisis crítico de la experiencia de estos dos años. No una crítica moralista y de parte, sino una valoración para recuperar el espacio político y la línea estratégica de nuestra organización.

Aun así, la condición más necesaria es analizar políticamente con la mayor profundidad de la que seamos colectivamente capaces los hechos determinantes de la actual situación política.

Y no lo planteamos sólo porque sea imprescindible en Izquierda Unida, sino porque lo consideramos necesario en el conjunto de la izquierda. Si no, la confusión (de la que tenemos ejemplos recientes blanqueando la política de la extrema derecha italiana) y la desmovilización abrirán un amplio espacio a la derecha y alejarán por más de una generación las posibilidades de transformación social, política y cultural.

No pretendemos proponer en este documento un recetario, sino un esquema de las líneas de trabajo que consideramos más necesarias y urgentes, con una perspectiva constructiva y de avance. Hay más, y surgirán en el debate:

1.- La crisis del capitalismo se está cerrando con la recuperación de la tasa de ganancia del capital y el retroceso de la capacidad de organización y movilización social y política de la izquierda.

2.-Los objetivos de los trabajadores, incluso transitorios, no van a ser una vuelta al llamado “Estado del Bienestar”, ya que no existen condiciones objetivas ni subjetivas. Ignorar esta realidad es caer en posiciones social liberales en unos casos y confusas y contradictorias en otros. Es preciso definir de nuevo un programa de transición, que podríamos definir como de “cambio social democrático”.

3.- Surge con fuerza un nacional capitalismo, que pueden representar, con sus variables, Trump, Le Pen o Salvini. Sin dejar de aprovechar las contradicciones que puedan producirse, la experiencia demuestra que en última instancia siempre hay un “acuerdo del capital”.

4.- Es preciso recuperar con rigor el análisis crítico sobre el papel de las religiones. El respeto a las creencias y prácticas religiosas no es lo mismo que una valoración condescendiente del Islam y otras confesiones, hacia las que debemos tener la misma aproximación que tradicionalmente hemos tenido con el papel de la Iglesia Católica. El yihaidismo y su papel en el mundo y en las contradicciones inter imperialistas no es neutro.

5. Debemos analizar la crisis de la UE a la luz de las nuevas situaciones y el empuje de la derecha. El avance de esta en Europa no puede ser frenado con el mero repliegue con las posiciones social demócratas, liberales o nacionales, porque, entonces, no será frenado. Es necesaria una alternativa profunda a la UE por parte de la izquierda.

6. Es preciso redefinir con perspectiva de clase las exigencias concretas que los trabajadores hacen a la política de izquierdas y convertirlas en prioritarias, sin dejar a un lado por ello otras reivindicaciones. Esa sería una dicotomía falsa.

Sabemos que las reivindicaciones feministas no se resolverán nunca bajo el capitalismo, que la paz no será posible o que el capitalismo significa la depredación del medio ambiente. Y que el socialismo no será tal mientras no resuelva también esas cuestiones.

En esa definición de exigencias concretas, el movimiento obrero sindicalmente organizado juega un papel determinante. Al conflicto no se va desde fuera.

7.- Hay que analizar la práctica política, los programas y las estructuras de las fuerzas políticas. Eso es especialmente necesario en el caso de Podemos. Hay que debatir todas las experiencias de confluencia. Sólo así es posible fundamentar una correcta política de alianzas, que tiene diversos niveles de profundidad.

8. Es urgente un análisis de clase de la formación social española, que actualmente está lleno de valoraciones superficiales y apreciaciones incorrectas.

9.- Es urgente recuperar las posiciones federales de la izquierda no nacionalista en la solución de los problemas territoriales.

10.- El papel político de los medios de comunicación, sobre todo la TV, y de las redes sociales tiene una creciente importancia que a veces sólo se responde con la mera adaptación. Es urgente una alternativa concreta y real desde la izquierda, aunque tenga que comenzar con modestia.

11.- Hay que situar en la elaboración teórica y la política práctica la nueva sistematización de los procesos productivos, la robotización y el nuevo taylorismo.

Este documento es, en la intención de sus firmantes, sobre todo un llamamiento a estos y otros debates, una apuesta esperanzada por su realización y un compromiso en la aportación al mismo. Un debate que pretendemos tenga una amplitud mayor que el mero ámbito de IU.

En lo que concierne a Izquierda Unida consideramos necesario reorientar, sin más demora, su política y su estrategia para recuperar el papel como referente en la izquierda transformadora en España. Y queremos hacerlo desde nuestros principios democráticos, socialistas, republicanos, feministas, ecologistas, pacifistas, solidarios, internacionalistas, defendiendo el federalismo como modelo territorial, etc. Estos son elementos que nos definen y nos unen desde la pluralidad. Pero además queremos hacerlo en una organización donde la democracia participativa no sea un mero enunciado y las decisiones se construyan a través del debate, buscando consensos que tengan en cuenta la pluralidad de las posiciones existentes, y no reduciendo el proceso a un voto telemático o unas meras primarias que cuando conviene a la dirección, se obvian.

Queremos una organización que valore a la militancia que se vincula al trabajo en el movimiento obrero organizado (base de las alianzas sociales progresistas) y en los restantes movimientos sociales democráticos, paga una cuota, participa en la vida cotidiana de las asambleas de base, “pega carteles”, etc., , porque eso implica compromiso, coherencia y consistencia (sin lo que no es posible la transformación social), aunque también contemos con simpatizantes y colaboradores a la hora de la elaboración colectiva, en la generación de pensamiento alternativo y de movilizar las ideas. No sobra nadie.

Una organización que articule alianzas políticas e institucionales en base a una propuesta programática, sin subordinaciones que nos hagan perder nuestra identidad y visibilidad política. Combinar la acción institucional y la movilización social, la lucha y el gobierno, como instrumentos complementarios, que no contradictorios, con el objetivo de superar el capitalismo.

Una organización que se consolide día a día como movimiento político y social, para lo que debe evitar en su seno cualquier dinámica de hegemonía burocrática de partido o de grupo (cuyo desenlace sería una mera estructura coordinadora) y que en “el interno” cuide a las personas, como propone hacerlo en su exterior. Es necesario superar la tendencia al desinterés y abandono que crece entre gran parte de la militancia que no encuentra reconocido de forma efectiva el principio de igualdad de derechos y deberes, considerado como básico en los Estatutos. La escasa vida política de las asambleas y la disminuyente participación en las consultas es una clara muestra de ello.

Una organización que respete escrupulosamente las decisiones democráticas de las organizaciones de base, especialmente en las cuestiones electorales.

Una organización que reconozca la aportación de personas sin otra afiliación política que la de IU (que, por cierto, son la mayoría cuantitativa) y que hoy, en muchos casos, perciben que no pueden acceder en las mismas condiciones al ejercicio de los derechos estatutarios.

Consideramos que todo lo dicho no puede hacerse de forma individual. Que el tiempo es fundamental en política y las ideas son más eficaces si tienen un sustrato colectivo más amplio.

Consecuentemente con estos planteamientos hemos decidido constituir un Colectivo de acuerdo con lo establecido en el artículo 32, punto 1 y siguientes, de los Estatutos de Izquierda Unida con el nombre de “+ Izquierda”.

Los firmantes como primeros promotores de ese Colectivo, solicitamos la integración formal del mismo en Izquierda Unida, de acuerdo con sus Estatutos.

Los promotores, militantes con diferentes niveles de responsabilidad y de distintas federaciones, hacemos un llamamiento a la afiliación de Izquierda Unida para respaldar este documento y, especialmente, sus objetivos.

Madrid, 29 de octubre de 2018.

Firmantes:

Comisión Colegiada Federal:

Paloma López Bermejo, Federación de Madrid

José Antonio García Rubio, Federación de Madrid

Asamblea Política y Social

Juana Caballero Gómez (Andalucía)

Ignacio García Rodríguez, Andalucía

José Luis Pérez Tapias, Andalucía

Isabel Mª Rosales Tapia, Andalucía

Elvira Suárez Gutiérrez (Canarias)

Manuel Fuentes (Castilla la Mancha)

Miguel Ramírez Muñoz (Castilla La Mancha)

Elena Trujillo Jiménez (Castilla la Mancha)

Miguel Ángel Viñas (Castilla y León)

Carmen Villares (Madrid)

Javier Adalid García (EUiA)

Otras responsabilidades

Felipe Ramos Pérez (Canarias)

Aura Garde Busóm (Navarra)

Alfredo Mazariegos Vaquero (Navarra)

Publicado en Actividad Política, Comunicados | Deja un comentario